Fumar mata más que el Sida

Ernesto Díaz Álvarez
Santo Domingo

Según reporte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el tabaco mata a un millón de personas en América y a cinco millones en el resto del mundo cada año.

Aunque el consumo de tabaco en Estados Unidos ha disminuido, en el resto del mundo ha aumentado significativamente.

En todo el hemisferio, el tabaquismo, incluyendo el humo de segunda mano o ajeno, fue uno de los tres factores principales de riesgo y contribuyó para 6.2 millones de defunciones en el 2010.

Aproximadamente 1,100 millones de adultos en el mundo fuman;  de ellos cerca del 80% vive en países de bajos y medianos ingresos como la República Dominicana.

Fumar representa la principal causa evitable de muerte. De mantenerse la tendencia actual, se estima que para el 2030 uno de cada seis adultos morirá por causa del tabaco, es decir que 500 millones de personas hoy vivas, eventualmente morirán como consecuencia del tabaco, y lamentablemente el 50% de ellos lo hará en edades tempranas, perdiendo de 20 a 25 años de vida productiva.

Es el único producto de consumo legal que mata entre un tercio (1/3) y la mitad de sus consumidores, cuando es usado como lo indican los fabricantes. La salud de un porcentaje importante de la juventud del mundo está seriamente amenazada por sus mortales productos (Lancet 2006). En Estados Unidos se pierden 400,000 vidas al año debido al consumo del tabaco. En Latinoamérica se estima que se suceden 150,000 muertes por año, debido al mismo vicio.

Se estima que para el año 2020 el tabaco será la mayor causa de muerte y discapacidad, y matará a más de 10 millones de personas por año, causando más muertes que el SIDA, accidentes de tránsito, homicidios y suicidios, alcoholismo y drogas ilícitas, todos combinados. Un tercio de la población mundial de 15 años y más fuman, siendo la cantidad total de mil cien millones de fumadores en el mundo. De estos, ochocientos millones pertenecen a los países en desarrollo. En el año 2025 los fumadores llegarán a 1,600 millones.

El hábito de fumar es causa de unas 25 enfermedades comprobadas, siendo sobre todo responsable de:

– El 30% de todas las cardiopatías coronarias;

– El 30% de todas las muertes por cáncer;

– El 90% de todos los casos de cáncer de pulmón;

– El 80-90% de todos los casos de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) o Enfisema.

El tabaco es responsable de:

– 70% de cáncer en la laringe;

– 50% de cáncer en la boca;

– 30-40% de cáncer de vejiga;

– 30% de cáncer de páncreas.

Los no fumadores que conviven con fumadores tienen un riesgo 35 veces mayor de contraer cáncer de pulmón que aquellos que no conviven con fumadores. En el mundo unos cien mil niños y jóvenes por día se convierten en fumadores. Son los que la industria tabacalera denomina como sus “fumadores de reemplazo”, porque van sustituyendo a los que desaparecen prematuramente.

Está demostrado que la mortalidad por enfermedades cardiovasculares aumenta en los fumadores.El 29% de las muertes por enfermedades coronarias son debidas al tabaquismo.

El mantenimiento del hábito de fumar tras haber padecido un infarto al miocardio, puede producir nuevos eventos. Los que dejan de fumar evidencian una reducción del 30 y el 40% a los cinco años, con respecto a los que siguen fumando.

La nicotina

¿Cómo afecta la nicotina el sistema cardiovascular? La nicotina es un producto altamente adictivo, más que la cocaína y la heroína, su uso durante la niñez y la adolescencia puede llevar a toda una vida de dependencia del tabaco.

La nicotina, componente principal del tabaco, es un alcaloide líquido, incoloro, volátil, soluble y muy tóxico, que aumenta la presión arterial y el gasto cardíaco, incrementa los ácidos grasos libres y la secreción de cortisol y, al igual que el monóxido de carbono, ha sido relacionado con el daño al endotelio de las arterias.

Cuando se absorbe la nicotina, ésta pasa a la sangre y circula junto con ella hasta llegar al cerebro. A su paso por los vasos sanguíneos, la nicotina va reduciendo el diámetro interno de las arterias, así como la cantidad de sangre que llega al corazón, aumentando la necesidad de oxígeno del cuerpo. Esto provoca una aceleración de los latidos cardiacos y elevación de la presión arterial.

¿Cuál otro efecto tiene el tabaco en el sistema cardiovascular?  

El tabaco facilita la permeabilidad de los lípidos (grasas) elevando la cifra de colesterol total y disminuyendo las cifras de colesterol HDL (bueno); ambos procesos facilitan la acumulación de grasa en el endotelio formando placas de ateromas.

¿Algún otro efecto? El tabaco también produce alteración de la coagulación sanguínea y aumento del fibrinógeno, lo cual facilita la producción de trombosis en las arterias coronarias con mayor facilidad. El tabaco aumenta el gasto cardiaco y la carboxihemoglobina, ambos procesos disminuyen el aporte de oxígeno al corazón.

¿En caso de ser mujer? Si una mujer, además de fumar utiliza anticonceptivos orales, el peligro de infarto del miocardio es mayor. También se ha demostrado que, el cigarrillo adelanta el período de menopausia comparado con las que no fuman.

MUJER

Los estudios establecen que si una mujer, además de fumar utiliza anticonceptivos orales, el peligro de sufrir infarto del miocardio es mayor.

(+)
EL TABACO ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD

El 21 de mayo de 2003 en su 56 Asamblea Mundial de la Salud, la Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó un “Convenio Marco” para el control del tabaco, con miras a proteger a las generaciones presentes y futuras del consumo de tabaco y de la exposición al humo del mismo, motivada por la gran preocupación que ocasiona el importante aumento del número de personas que cada día se incorporan al hábito de fumar o que de alguna otra manera consumen tabaco en todo el mundo. Todo esto bajo el convencimiento de que este Convenio representa una iniciativa pionera tanto en el plano nacional, regional, como el internacional y mundial, encaminado a proteger la salud humana de los efectos devastadores del consumo de tabaco y de la exposición al humo del tabaco, con consecuencias sanitarias, sociales, ambientales y económicas.

El artículo 8 del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el control del tabaco, es muy enfático cuando señala “La ciencia ha demostrado de manera enérgica que la exposición al humo del tabaco es causa de mortalidad y discapacidad”, por lo tanto urge tomar medidas eficaces de protección contra el contacto al humo del tabaco en lugares de trabajos en interior (oficinas), lugares públicos cerrados (hospitales, restaurantes, bares, etc.), medios de transporte público y otros lugares de convivencia.

En el humo del tabaco existen más de 4,000 sustancias en forma gaseosa o en forma de partículas, como los hidrocarburos poliaromáticos, aldehídos y otros compuestos orgánicos e inorgánicos.

Director Médico Instituto Dominicano de Cardiología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Download Premium Magento Themes Free | download premium wordpress themes free | giay nam dep | giay luoi nam | giay nam cong so | giay cao got nu | giay the thao nu